sábado, 23 de mayo de 2015

La encontre en el baul de los recuerdos...

                 Addio amore mío...

Addio amore mío ! Cíngaro de mi vida...
tu hija me ha avisado...
he hablado con tu mujer...
Te estás yendo y  me llamas... 
¡María... María! 
Tu sangre está mezclada 
con mi sangre cíngaro mío...
Siempre has estado en 
un rinconcito de mi corazón, 
nunca nadie consiguió desplazarte.
La vida paso y nosotros también... 
¡Te estás marchando y no te puedo ver!
Una garra me estruja el corazón y 
un dolor amargo, me hiere el alma. 
La vida no fue buena con nosotros. 
¡Tuvimos mala suerte!
Pero yo ya sabía que siempre me 
has querido, y ahora con un hilo de voz,
 delante de toda la familia y desde la cama del hospital y  tantos kilómetros...lejos! hemos hablado y me has dicho, con la voz entrecortada y apenas audible, 
-ya casi no hablabas-
que me has amado siempre.
¡ Pobre cíngaro! has tenido que esperar 
a estar muriendo para oírme decir 
que yo también te he seguido queriendo...
¿ Por qué crees que no he  vuelto 
a ser de ningún otro hombre,? 
Eso no te lo he dicho...
sería demasiado triste para ti...
solo que supieras mi amor, que...
¡Anch'io ti amo, ho sempre amato, 
ti voglio benne caro mio...!
Cuando hace 15 años viniste a España 
a verme con tu familia y no quise veros, 
fue porque no me sentía con fuerzas 
para verte y luego dejarte partir.
 No consentí, ni el que nos viéramos... ¡Cuanto lo siento ahora ! 
pero no me sentía con fuerzas...
Tuvisteis que quedaros en casa 
de dos de mis hijos...
Yo no permití que vinierais a mi casa. 
¡Ya ves! non podía resistir verte 
y  después dejarte ir...
Pero tú no lo supiste, 
¡no podía decírtelo!
Nadie comprendió 
por que me negué a verte....
Sabía que me querías a morir, 
tú misma hija me lo dijo 
en varias ocasiones y...tú tambien.  
Sé el sacrificio que tuvisteis que hacer, 
solo por verme... 
También sé el disgusto 
que tuviste con Italia por ello. 
Tus hijos y hasta la buena Italia, 
¡ tu esposa, la pobre..! Ellos lo saben, 
saben también que las circunstancias,
 ajenas a nosotros, nos separaron  
¡¡¡ No pudo ser, 
tuvimos muy mala suerte!!!
Aquellos tiempos no eran estos…
otra cosa hubiera sido de haber vivido 
en estos días 
¡Lo siento mi amor...!
Recuerdo cuando me decías
 que cuando fuéramos viejecitos 
nos reiríamos acordándonos de todas 
las peripecias, que estábamos viviendo, 
también de cuando me veías montada en
 mi bici, con camisa y pantalón vaquero...
Me cogías en brazos y me llamabas baquerita linda...indiecita querida...
Siento un profundo dolor al no poder 
estar a tu lado en estos momentos
¡me entere demasiado tarde!
Te llevaré en mi corazón, 
el poco tiempo que me quede, 
cerquita de mi hija, a la que  conociste después de haber aprendido a 
quererla a través de mi.
Juan ha venido a casa a quedarse unos días y me ha contado lo que estaba pasando. -Cuando no se encuentra bien se viene aquí, aunque yo ya poco puedo hacer -
Seguramente mientras estoy escribiendo 
y pensando en ti, tú te esteras yendo. 
¡Si es que no te has ido ya mi amor! 
Vivirás en mi, prendido en mi alma
como vive mi querida princesita 
¡mi nena!
Addio amore mio... ¡caro. ancora ti amo!
María Sena
13/10/2011

6 comentarios:

  1. Una conmovedora historia de amor imposible que me ha dejado un amargo sabor de boca por su triste final.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida a veces pone zancadillas dificiles de esquivar querida Charo.
      Besicos y gracias amiga!

      Eliminar
  2. ¡Hola María!!!

    Pues vaya carta conmovedora que has escrito y que me deja un tanto el corazón entristecido. Será el destino que a veces se trunca y no porque uno o el otro quiera no; puede ser por terceras personas que se empeñan en que uno no sea feliz. Cincuenta mil circunstancias habrá para cambiar el rumbo de la vida de cualquier ser humano. Es cómo aquello que pudo haber sido y no fue. Bien, pues ahí donde esté se alegrará de tus palabras.

    Ha sido un placer María. Te dejo mi gratitud y mi estima.
    Un abrazo grande y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es mi querida Marina, ¡así es! Y lo peor es que cuando han desaparecido
      las barreras, comprendes que ya es tarde, porque se interpone el dolor de
      otros a tu felicidad, y no te queda mas remedio que dejarla pasar...
      ¡Te sientes incapaz de tomarla sin mas!
      Gracias por tu comentario y valioso tiempo !

      Un cálido abrazo amiga.

      Eliminar
  3. Es un relato que puede ser tan real que atrapa y tiene el desenlace que esperas, pues lo otro sería ya una fantasía completa,
    ¡te felicito¡

    Besos muchos,

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Tramos, No sabes como me alegra que te haya gustado...
      La verdad es que la vida a veces juega malas pasadas, pero hay
      que seguir sonriendo.... ¡Vida solo hay una!

      Un montón de cariños....

      Eliminar