jueves, 12 de enero de 2017

Mirin...
Mirin me llamabas cuando aun eras...
Y aunque ya no eres, sé que aun me quieres...
Cuando te recuerdo amado padre
una inmensa ternura me invade.
Leíste mis primeras poesías,
A ti te conté mis inquietudes,
Te confesé mis vicisitudes,
Para mi eras la luz de mis días
Te fuiste en fría noche de reyes
¡Cómo te añoro padre querido!
Por el mar mi barca protegiste
En los vaivenes tú me ayudaste
¡Ya ves tú, con mis setenta años
todavía recuerdo tus manos,
fuertes, firmes y a la vez... ¡tan dulces!
Tú eras para mi padre querido,
el consuelo de mis desengaños.
sin ti, continúe navegando,
más casi siempre iba a la deriva
He sido un naufrago de la vida
sin timón y la vela partida.
¡Dios... en los remolinos me ahogo!

Somos náufragos en esta vida
y nunca llegamos a buen puerto
Navegamos por su agua bravía
hasta arribar al fin del mar muerto
María Sena.



Dueto;  soneto encadenado a Mirin


Tu padre sonríe abiertamente...

Tu bello poema le ha encantado.

Su rostro presume iluminado

al ver que lo recuerdas tiernamente.
Emilio

Si me ve, sonreirá tranquilamente

Ni tan solo un día yo lo he olvidado

Sabía su mal y lo había ocultado

¡Querido papa, mi papa valiente!
María

Los ojos de la niña se han llenado

de brillos de humedades muy sentidas,

al ver el equipaje de partidas.
Emilio

Las del corazón eran más sentidas

era un lloro triste y desencajado

tan amarga era... ¡que aun no lo he olvidado!
María


De; Emilio Medina y María Sena

6 comentarios:

  1. Que preciosidad de poemas y además muy emotivos......tu padre seguro que sigue estando orgulloso de su hija.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida Amiga ¡Si yo pudiera creer, que no solo esta vivo en mi!
      Besicos, muchos

      Eliminar
  2. Hermoso y emotivo homenaje a la memoria de tu padre, María.
    Un abrazo enorme para vos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida Laura por tu cariño...
      Te quiero Amiga.

      Eliminar
  3. Un hermoso poema María, tu padre se sentirá orgulloso de ti. Yo no tuve mucho tiempo para disfrutar de mi padre, ya que falleció cuando yo contaba 16 años.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que amarga es la muerte de un padre, sobre todo a esa edad querida Conchi. Los mismos tenia yo cuando lo perdí, y ya ves...
      Gracias por tu comentario amiga-

      Besos.

      Eliminar