lunes, 8 de junio de 2015


La noche duerme,
Se empieza a despertar
Y allá a lo lejos, en lontananza,
la ciudad, restregándose los ojos,
con un ardiente amanecer, amenaza
y como laboriosas hormigas, los hombres,
casi dormidos en fila india, van a sus quehacer
Mientras una mujer, como si le doliera el caminar,
con su único amigo, se pasea por la orilla de mar
¡Despacio y ensimismada va hablando!
Y en silencio desgrana su pesar en el amigo
le cuenta, que tiempo atrás, en sus años mozos,
no hizo ninguna otra cosa que no fuera trabajar
¡Trabajar y trabajar, parir, criar y llorar!
sin apenas tener casi tiempo para gozar
Tropezando y volviéndose a levantar
de sus flaquezas fuerzas sacando
¡le quedo poco Tiempo, para disfrutarlo!
Y en su vejez se esfuerza, por reinventarlo
Le roba a la imaginación, para vivir soñando
Se ha empecinado en terminar este camino
viviendo una bella historia sin despertar
¡No quiere muriendo, seguir viviendo!
La amargura trueca en sonrisas
festejando esta infiel vida sin mas prisas
Porque, ¿de qué vale perder el tiempo en rezongar?
si la vela apenas da luz, y en un soplo se va a apagar.
Muy cansada de andar ya, se sienta queriendo reposar
en transparente y fresca arena, a la orilla del mar
Contento su fiel amigo la empieza a mordisquear
Ella que con dolor aprendió a vivir, lo acaricia,
¡y sin prisas y feliz, lo contempla jugar!
mientras el inquieto de tan contento
empieza a ladrar y corretear


María Sena
3/06/2015

4 comentarios:

  1. ¡Hola de nuevo, María!

    Están estupendas esta letras que nos dejas, es un poema bello que nos habla de la noche que se va y, amanece el resplandor del día... entre otras frases lindas que es un placer leerlas.
    Me encanta la imagen que encabeza este blog, con ese intenso resplandor que parece iluminar las estrellas.

    Todo un placer. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Verdad, tras verdad...hay que revelarse y disfrutar, sentir como sentimos cuando dejamos de ser adultos apesadumbrados y nos lanzamos a "jugar" gozando el momento , niños que viven el presente y no saben de rencores, del futuro y que el enfado desaparece porque a la mente saben entretener.
    ¡Haymuchos niños para jugar, busquemos¡

    Besos muy alegres y juguetones,

    tRamos

    ResponderEliminar
  3. Hola María; una buena entrada, ella no tuvo tiempo de vivir feliz en el tiempo anterior y ahora intenta serlo antes de que a apague la luz de esa vela ¡¡bravo por su decisión!!.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Bonito escrito María, no hay que dejarse llevar por la apatía y los sinsabores de la vida pues esta continúa y hay que aferrarse a lo que sea para vivir con esperanza, en este caso ha sido su querida mascota.Besicos

    ResponderEliminar