domingo, 6 de julio de 2014

La pobreza excesiva suele embrutecer, pero el ansia de poder y riqueza envilece ¡Malditos hipócritas!

2 comentarios:

  1. Gran verdad..! Terrible que cada vez haya más hipócritas en este mundo, es una enfermedad contagiosa el ansia de poder y riqueza! Abrazos. y encantada de pasar por tu blog, no dejo comentario en todo pues te saturaría. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias querido amiga por tu agradable visita.
      Si Rosa María, Una terrible epidemia de canallas se
      ha expandido por el mundo. ¡Es terrible y vergonzoso!

      Un fuerte abrazo compañera.

      Eliminar