domingo, 9 de febrero de 2014

Este lo escribí en Cullera, una noche sentada en el balcón, hace dos años, en unos días de vacaciones que me regalo mi hijo Julio.



No hay comentarios:

Publicar un comentario