viernes, 18 de octubre de 2013


 ¡Mi soledad!

Diáfanas soledades

que mitigáis mis males.

Voy herida y sangrante

solo tu eres mi amante

mi soledad amiga

tus aires solidarios

me curan los agravios.

Soy solitario pájaro

con las alas partidas

en busca de aguas claras

para mi sed calmar

descansar y volar...

Surco las grises nubes

sola entre tempestades

trepando por los montes,

no busco mas sustento

que tierra, mar y viento

Sola, en mi soledad

encuentro la verdad.

De falsedades harta,

cansada de esa sarta

de verdades a medias,

me refugio en tus días.

sola, y  en compañía

¡En ti, soledad mía!

¡No me dejes jamás

soledad..,soledad! 
 María Sena

8/12/2011

1 comentario:

  1. Cuando una busca la soledad, esta es bien recibida y se sienta a nuestro lado como una de las mejores compañías, así en tus versos es bienvenida. Distinto es cuando no se la quiere ni desea, entonces tan sólo deseamos ver que se levanta y se aleja cuanto más mejor.

    Besitos!!

    ResponderEliminar