martes, 9 de julio de 2013

Te fuiste en una carretera a los treinta y ocho. El día cuatro habrías cumplido cincuenta.

                  



Vivir sin ti .

Llorando me acaban de abrazar,

        no puedo ni quiero pensar.

Han venido tus hermanos,

         temblorosos y angustiados

¡Que ya nunca yo te veré

            que no volverás jamás! 

En amargos sollozos

             mi pecho ha estallado

lágrimas muy ardientes

            mi corazón han anegado

Unos dedos siniestros

          en mis entrañas hurgando

alaridos desesperados

           de mi alma han brotando

¡Te has ido,princesita mía!

       Que tristeza me ha quedado, 

ya tus ojos besar no podré

        en toda mi vida no te veré

tus manos jamás acariciare.

      Tu que siempre nos regalabas

vida y amor,a diario nos dabas

     ¡Que desamparo sin tu querer!

En tus hijos tu savia dejaste

       me recuerdan tu dulce calor

pero...ni por un instante

          puede menguar este dolor

Hiciste tu,tanto por mi,

     y yo..,tan poquito que te dí.

¡Que amargo es vivir sin ti!
              
María Sena.

2 comentarios:

  1. Bello poema a esa hija que fue y os dejo muy pronto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida Chelo. Por mas tiempo que haya pasado siempre me parece que fue ayer amiga y una húmeda añoranza me empapa.
      Un abrazo.

      Eliminar