jueves, 29 de mayo de 2014

Tropecé en mi desván con ella....

*Las olas y tu*


Esas olas ansiosas


que lamen la playa,


contando historias

a la arena brumosa,

ven nuestros besos

tras aquellas barcas.

Me tomas en brazos,

me quitas la falda

acaricias mis nalgas,

Se sonroja mi cara,

mi enagua levantas ,

¡tu pasión estalla!

Como maremoto

mi deseo desatas,

y en mi cabalgada,

mis manos inquietas

prenden tu cintura ,

por trotar alertas .

Húmeda mi enagua,

tus labios relajas

ya en mi tu esencia.

Nacen esperanzas,

en noches con luna

de amor tras las barcas.

Vivimos placeres

en una bella playa.

Nos cantan las olas

viviendo la dicha

de nuestras sonrisas

más..,huyen celosas…

¡Las muy envidiosas!

María Sena
07/07/2011 

4 comentarios:

  1. ¡Pues que rabien las olas!
    un marco ideal para el amor, el mar, la playa y las barcas
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Si es que la envidia es muy mala consejera y a esas olas envidiosas mejor ponerles un "puente de plata" cómo al cobarde del refrán.Besicos

    ResponderEliminar
  3. amado la lectura de este poema, gracias por compartir
    A la luz de amor

    ResponderEliminar
  4. Una íntima y gran experiencia que desata todos los deseos que pugnan por llegar a un instante que produce una sensación más cariñosa que una ola, más relajante que el sabor a sal y la brisa fresca.

    Un cariñoso avrazo, querida María.

    ResponderEliminar